SOCIEDAD ESPAÑOLA DE ORNITOLOGIA DE CIUDAD REAL

Bienvenido al Blog de la Sociedad Española de Ornitología de Ciudad Real.

lunes, 26 de abril de 2010

La culpa de la degradación de los ríos la tienen los cormoranes

El Grupo Popular en las Cortes de Castilla-La Mancha pedirá al Gobierno regional que ponga en marcha medidas para controlar las poblaciones de cormorán grande (Phalacrocorax carbo) argumentando que su proliferación está esquilmando las especies piscícolas.

El portavoz de Medio Ambiente del Grupo Popular en las Cortes regionales, José María Bris, ha manifestado que los diputados del PP van a pedir que la población de la especie se controle para proteger las especies piscícolas de los ríos castellano-manchegos.


Por su parte, el responsable del Área de Medio Ambiente del PP de Cuenca, Javier López Salmerón, ha advertido de que el cormorán "es un ave muy dañina que está esquilmando los ríos", no sólo en España sino en Europa. En este sentido, ha informado que es una especie alóctona, que ya fue descatalogada en el año 2004 por el Ministerio de Medio Ambiente por los daños que originaba. En la actualidad constituye "una plaga que está compitiendo notablemente con la trucha común", una especie que está incluida en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de Castilla-La Mancha con la denominación de interés preferente", ha precisado.

Salmerón ha demandado al Gobierno regional que tome "soluciones urgentes", puesto que "los ríos están sumamente muertos y escasos de vida", debido a la gran cantidad de colonias de cormoranes que existen en los cauces fluviales y en los embalses de la región.

Y ha agregado que "exigimos que se haga como en otras comunidades autónomas, en las que se están adoptando medidas para hacer descender la población de esta especie", con el fin de que haya un equilibrio medioambiental en los ríos y embalses.

Ha explicado que, según los estudios científicos que se han realizado, cada cormorán ingiere diariamente en torno a medio kilo de peces. Según ha señalado Salmerón, en Europa hay actualmente unos dos millones de ejemplares que ingieren al año unas 350.000 toneladas de pescado, "que supone la producción conjunta de todas las piscifactorías de Francia, España, Italia, Alemania, Hungría y la República Checa".

Fuente: EFE.

Imagen: Rafael Palomo

3 comentarios:

AmmO dijo...

Me parece cuando menos curioso que se pretenda "controlar" a este ave, en aras de unos intereses meramente económicos que son los que promueven estos señores, y no por la conservación de la trucha. Mas les valdría que miraran los vertidos incontrolados que se hacen a nuestros rios y que son los que hacen se reduzca el habitat de las truchas, pero claro, al haber menos espacio para que crie la trucha y pueda vivir, el beneficio que consiguen por capturar una trucha se incrementa, y si los cormoranes se comen algunas, pues........ el beneficio disminuye. En fin, si quieren justificarse, que no lo hagan en aras de una racionalización económica, que no de supervivencia de una especie.

Juanjo dijo...

Que poca vergüenza, especie alóctona!!!!
No si ahora las aves son las que degradan los ríos.
Lo que tendrían que hacer es reducir el numero de licencias de pesca si no hay suficiente pescado, el cormorán se lleva medio kilo cada día, cale, ¿y los pescadores? ¿cuanto se lleva cada uno? ¿cuantos pescadores y cuantos cormoranes hay?

Nacho Vega dijo...

Hola a todos:

Los cormoranes han exisitido siempre. Probablemente fueran aún más numerosos en el pasado que ahora. No me refiero al pasado "reciente", claro. Pues, a pesar de la existencia de los cormoranes, las truchas, salmones y demás han podido sobrevivir hasta ahora. Y solamente han empezado a escasear cuando el hombre, con su actividad industrial, económica y "deportiva" ha empezado a deshacer los ecosistemas de los ríos y a sobre-explotar los recursos naturales. La culpa no es de los pobre bichos. Pero a ningún humano le gustaría que el punto de mira de la escopeta, que apunta al cormorán, desviara su atención y se centrara en él. Aunque fuera en sentido metafórico.

Nacho.